domingo, 17 de junio de 2012

¿Lector? ¿Acólito?

Momento de la homilía de D. Ángel en la celebración
El pasado sábado 16 de junio recibí los ministerios de lector y de acólito de manos de nuestro obispo D. Ángel en la iglesia del convento de San Antonio el Real en Segovia. Fue un día cargado de emociones fuertes, pues tuvimos el encuentro de seminaristas menores de Segovia y Ávila (unos 18 en total) [Ver artículo], luego la celebración y finalmente los saludos y el cariño de todos los que vinieron (y la inmensa cantidad de mensajes de enhorabuena de los que no pudieron).

Ambos ministerios son un paso pequeño pero importante en la vida de un seminarista. Significan que la unión y proximidad con la Eucaristía van siendo mayores, y por tanto, se acerca la Ordenación.

Recibiendo el leccionario: la institución de Lector
Por el ministerio de lector, a uno se le encomienda un servicio a la Palabra: su proclamación. No significa tan sólo leer las lecturas en Misa, sino verdaderamente escuchar la Palabra de Dios en la oración desde antes de pronunciarla, y que Ésta vaya calando en tu vida. Y no es sólo que se lea bien y que te entiendan, sino intentar que todos escuchen la voz de Dios que les habla al corazón en vez de la tuya.


Dando la comunión a mi padre
A la vez, por el ministerio de acólito suelo decir que auno le hacen "monaguillo oficial". Pero lo importante de este ministerio no es sólo ayudar al sacerdote en el altar, sino también repartir la comunión y llevársela a los enfermos. Ser portador de Cristo para aquellos que asisten a la celebración y también para aquellos que no han podido porque están enfermos o impedidos y no pueden salir de su casa o el hospital... es algo que siempre me sobrecoje.

Agradezco enormemente a Dios que poco a poco me vaya uniendo más a Él, y así todos le veamos más a Él y menos a mí. Y por supuesto, os agradezco a todos los que rezáis por mí y a los que pudisteis asistir el sábado: permanecemos unidos en la oración, el gozo y el cariño. Y seguid rezando, para que sea un buen servidor de esta tierra nuestra, humilde y sencilla, cercana y afectuosa.

A la izda. los seminaristas; a la dcha., Adoración Nocturna y religiosos; al fondo, familia, amigos, gente del pueblo

Aquí podéis ver el resto de fotos:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada